El mundo del animismo

Patrick Zukeran


La cosmovisión del animismo

Desde Génesis al presente, la cosmovisión bíblica ha chocado con la cosmovisión del animismo. El animismo (o religión popular) es una religión que ve un espíritu o una fuerza espiritual detrás de cada suceso, y considera que muchos objetos del mundo físico tienen algún significado espiritual.

En la mayor parte del mundo, el animismo se mezcla con las religiones formales. Entre los seguidores de las principales religiones se encuentran muchas creencias y prácticas animistas. En realidad, las creencias animistas dominan el mundo. La mayoría de los taiwaneses creen en las religiones populares chinas. La mayoría de los hindúes y los musulmanes del centro y sudeste asiático, y la mayoría de los budistas de China y Japón combinan su religión con varias creencias y prácticas animistas. En muchas partes del mundo, el cristianismo no ha desplazado la religión popular local, sino que coexiste con ella en una incómoda tensión.

La cosmovisión animista contiene tanto el mundo observado, o físico, como el no observado, o espiritual. No hay ninguna distinción marcada entre las dos realidades; lo que ocurre en una afecta a la otra. El mundo visible o físico consiste en lo que podemos ver, sentir y experimentar. Incluye las fuerzas de la naturaleza y los seres físicos. En el mundo visible, la tierra juega un papel destacado porque es considerada como una entidad viva, y suele ser adorada como la Madre Tierra. Se considera que la naturaleza está viva. Los montes, las cuevas, las montañas y los lagos suelen ser venerados como lugares sagrados. Los animales pueden ser encarnaciones de espíritus. Muchos son adorados como sagrados, como la vaca y el mono en India.

Las plantas también contienen espíritus, y algunas son adoradas. Los bosques son considerados como lugares donde moran los espíritus. Árboles como el roble, el cedro o el fresno son adorados en Europa. En muchas partes del mundo, existen muchos seres subhumanos que supuestamente viven en lagos, bosques y cuevas. En Europa, por ejemplo, incluyen seres míticos como los duendes, los gnomos y las hadas.

El mundo invisible del animismo comienza por el concepto del "mana", la fuerza vital que permea todo el universo. Este poder es impersonal y no es adorado. Este poder sagrado se concentra más fuertemente en las deidades y las personas, lugares u objetos sagrados. Este mana gobierna toda la creación y no es controlado por los dioses o el hombre.

También forma parte del mundo invisible el Dios Supremo. Después de él hay una multitud de dioses menores que moran en regiones específicas. Luego de los dioses vienen los espíritus, que suelen morar en la naturaleza y están confinados a una zona específica. Luego están los espíritus de los ancestros, que siguen cumpliendo un papel con los vivos.

Existen, también, fuerzas invisibles que incluyen poderes sobrenaturales como el destino, el orden moral cósmico, el mal de ojo, la magia y la hechicería. Hay, además, fuerzas de energía impersonal en los objetos que dan a esos objetos poder. Se cree que estos objetos dan a una persona poder para hacer el bien o el mal.

En la Biblia, Dios transforma las perspectivas animistas de Israel en una perspectiva bíblica. Les enseña que los otros dioses no son dioses, en realidad (Isaías 43:10). Condena el uso de la magia, la hechicería y la adivinación. Muestra que el sufrimiento no es producto de los espíritus o los dioses sino su acción soberana para traer al pueblo de vuelta hacia Él.

Temas del animismo

¿Alguna vez se preguntó por qué algunos cristianos adoran a sus ancestros? Esto surge del primero de los diversos temas dentro de la antigua religión del animismo. El primero de estos temas es una vida centrada en la comunidad. Los ancestros, los vivos, y los no nacidos son el centro de la existencia. La vida en el clan es la entidad más importante, porque un individuo tiene significado solo dentro del contexto de una comunidad.

El segundo tema es el papel del mundo espiritual. Los humanos viven en un mundo rodeado de seres y fuerzas sobrenaturales, la mayoría de los cuales son hostiles a los humanos. El mundo de lo visible y el mundo de lo invisible están interconectados. Por esta razón, la gente dedica su tiempo a apaciguar a los dioses, los espíritus y a los ancestros con ofrendas o sobornos. Se tiene sumo cuidado de mantener la armonía entre los dos mundos. Dado que todas las cosas creadas están vinculadas, una simple acción, como comer una fruta del árbol erróneo, puede ocasionar un desastre.

Tercero, está el enfoque en el presente. La principal preocupación es con el aquí y el ahora. Las personas intentan tratar con el éxito y el fracaso, el poder y el conocimiento necesario para controlar la vida.

Cuarto, está el enfoque en el poder. Las personas se ven a sí mismas como luchando constantemente contra espíritus, otros humanos y fuerzas sobrenaturales. Todo lo que ocurre puede ser explicado por los poderes en pugna. La meta es lograr poder para controlar las fuerzas que las rodean.

Quinto, tenemos el pragmatismo. Los animistas no están interesados en la comprensión académica de la verdad espiritual y científica sino en lograr una vida buena y significativa, así como la protección del mal. La prueba de una religión popular es: "¿Funciona?". Para lograr sus metas, la mayoría de las personas se vuelcan a varios métodos que pueden ser contradictorios, en la esperanza de que uno funcione. Una vez hablaba con una mujer china que sufría de cáncer del pulmón. Si bien ella asistía a la iglesia y oraba al Señor pidiendo sanidad, también acudía al templo budista chino para pedir oraciones de sanidad a los sacerdotes. Los que están en culturas animistas, en tiempos de necesidad, buscarán ayuda de diversas religiones o dioses para lograr un método que funcione.

Sexto, está la transformación y la transportación. Las cosas tal vez no sean lo que parecen ser. Los espíritus pueden asumir la forma de animales o plantas. Los chamanes en trance creen que pueden viajar a lugares distantes y dañar al enemigo. También creen que pueden viajar al mundo espiritual, encontrar información o recuperar almas perdidas.

Séptimo, el animismo asume una visión holística de la vida. La obsesión con invocar la buena suerte y evitar la mala suerte involucra cada aspecto de la vida, desde lo que uno come, dónde uno coloca los muebles (como la moda actual del Feng Shui), o cómo uno duerme. En Al Hambra, Los Angeles, donde hay una gran población de chinos, las casas con el número "4" en la dirección no se venden. El número cuatro, que se pronuncia "shi" en chino, es la primera letra de la palabra para "muerte", así que se considera que el número trae mucha mala suerte.{1}

En octavo lugar, está el particularismo. Las personas están atadas a su tierra. Cada comunidad tiene su propio conjunto de dioses y espíritus. Los dioses dieron al pueblo su tierra, y es ahí donde residen sus ancestros. En las batallas, las victorias y las derrotas se atribuyen al poder de los dioses territoriales.

Finalmente, el temor juega un papel importante. En un mundo lleno de espíritus, presagios y hechizos, raramente la vida es segura. Muchos ven el mundo como un lugar hostil y peligroso, lleno de espíritus y fuerzas antagónicos a las personas. Actividades aparentemente comunes, como mover la roca incorrecta, puede traer un desastre potencial. Las personas se vuelven a sus ancestros, dioses y espíritus en busca de protección.

El centro de la vida cristiana, en contraste, es la relación que tienen los creyentes con Dios. La relación de Dios con la humanidad está basada en la gracia y el amor. Dado que Dios muestra su gracia, no necesita ser apaciguado constantemente por los creyentes. Sus leyes están reveladas claramente para nosotros en la Biblia. Cuando desobedecemos, podemos sufrir las consecuencias de nuestro pecado o experimentar su disciplina, que siempre está motivada por su amor y busca llevarnos a una relación correcta con Él. En tiempos de dificultad, no tememos su ira sino que Él nos invita a acercarnos aún más a Él. En 1 Juan 4:16-18 dice: "Dios es amor. El que permanece en amor, permanece en Dios, y Dios en él. Ese amor se manifiesta plenamente entre nosotros para que en el día del juicio comparezcamos con toda confianza, porque en este mundo hemos vivido como vivió Jesús. En el amor no hay temor, sino que el amor perfecto echa fuera el temor . . .". Si bien los creyentes encuentran tragedias y sufrimiento, no vivimos en temor sino en fe, confiando en el carácter de Dios.

Los dioses en el animismo

Tal vez le sorprenda saber que la mayoría de las religiones animistas enseñan que existe un Ser Supremo. Suele ser descrito como omnisciente, eterno, benéfico, omnipotente y justo. Él es el creador, el dador de la moral, el que castiga al que hace el mal y bendice al que hace el bien.

Sin embargo, este ser se ha distanciado del hombre y no puede ser conocido personalmente. Abundan las leyendas de que una vez estuvo cerca para se enojó con el hombre y se alejó. Dejó a los hombres a sus propios recursos y usó a dioses y espíritus menores para hacer su voluntad y servir como sus embajadores.

Por lo tanto, la mayor parte de la adoración está dirigida a los dioses y espíritus inferiores que están en contacto directo con los humanos. El antropólogo Wilhelm Schmidt estudió numerosas culturas y concluyó que la primera religión del hombre fue el monoteísmo, que luego se corrompió hacia el politeísmo.{2} Esto coincidiría con la secuencia de Pablo del rechazo de Dios que establece en Romanos 1.

Un ejemplo surge de la religión popular de China. Mucho antes que el confucionismo, el taoísmo o el budismo, los chinos adoraban a Shang Ti, el Señor del cielo. Él solo era adorado hasta la dinastía Zhou, que comenzó en 1000 a.C. A partir de entonces, solo se le permitía al emperador rendir homenaje a Shang Ti, y el conocimiento de Shang Ti entre la gente común se perdió. Los chinos, hambrientos de adoración, finalmente abrazaron las religiones del confucionismo, el taoísmo y el budismo, que brindaban conocimiento espiritual y adoración.{3} Abundan numerosas historias como éstas en todo el mundo. En Corea, el Dios supremo se denomina Hananim. El pueblo gedeo, de Etiopía, lo llama Magano. Los misioneros usan esta creencia de un Dios supremo para señalar a la gente el Dios de la Biblia.

Luego del Dios Supremo viene una hueste de dioses menores. Estos seres median entre el hombre y el Ser Supremo, pero primero se les debe rendir homenaje. Los dioses poseen poderes específicos que están localizados en una zona geográfica. Los dioses habitan lugares como ríos, montañas, bosques, océanos, etc. Algunos dioses ejercen poder sobre asuntos humanos (negocios, matrimonio, muerte, etc.), otros ejercen poderes sobre la naturaleza (tormentas, lluvia, etc.). Entre los hawaianos, Lono es el dios de los océanos y controla las nubes y las tormentas. Pele, la diosa del fuego, mora en los volcanes. Muchos todavía honran a estos dioses en Hawai hoy.

La cosmovisión bíblica enseña que un Dios personal, omnisciente, omnipotente y omnipresente gobierna el universo (Colosenses 1:16, 17). Él solo gobierna la creación y no hay otro dios aparte de Él (Isaías 43:10). El Dios de la Biblia no está distante del hombre, pero la humanidad se ha distanciado de Dios. Dios sigue estando involucrado en los asuntos de su mundo, constantemente buscando que los hombres y mujeres reciban su gracia y perdón a través de Jesucristo.

Espíritus y ancestros

¿Alguna vez se preguntó si existen espíritus en los bosques u otros lugares oscuros? ¿Pueden los muertos comunicarse con los vivos? El animismo sostiene la creencia de que numerosos espíritus ejercen su poder sobre lugares donde moran, como montañas, arroyos y ríos. Los espíritus nunca han habitado cuerpos humanos y, dado que pueden ser buenos o malos, deben ser apaciguados constantemente. Por ejemplo, los isleños del Mar del Sur piden perdón por los árboles que cortan para sus canoas, para que los espíritus de los árboles no los dañen.{4}

También existen seres legendarios semidivinos. Algunos son humanos que se convirtieron en dioses. Se considera que algunos dioses se han vuelto humanos. Por ejemplo se creía que el faraón de Egipto y el emperador de Japón eran descendientes del dios sol. Muchos enseñan que estos seres tuvieron un nacimiento sobrenatural y no murieron, sino desaparecieron en el cielo. Se cree que muchos enseñaron a los seres humanos habilidades valiosas como hacer fuego, canoas, casas, plantar frutas, etc.

Es importante, en el animismo, la rememoración de los ancestros. El animismo enseña que las personas tienen almas inmortales. Al morir, el alma está libre para vagar cerca de la tumba, viajar a la tierra o ingresar al mundo de los espíritus. Los espíritus de los ancestros participan en las vidas cotidianas de los familiares. No ocuparse de honrarlos tiene severas consecuencias. Las almas de los que han partido que no vivieron vidas satisfactorias o murieron trágicamente se convierten en fantasmas. Los fantasmas buscan cuerpos para habitar, y suelen provocar daños.

Al morir, uno ingresa en el mundo de los ancestros, que mantienen una relación con la familia. Los ancestros permanecen profundamente interesados en la familia que iniciaron. Se ocupan de ella, la protegen y castigan a quienes quieren dañarla.

Los ancestros son venerados por varias razones. Primero, como fundadores de la familia, permanecen interesados en el cuidado de la familia. Segundo, han contestado la pregunta de lo que viene después de la muerte, así que pueden ayudar a los vivos mediante sueños, nigromantes y visiones. Tercero, algunos han tenido grandes logros, que deben ser celebrados. Cuarto, los animistas creen que ellos protegen a la familia. Quinto, funcionan como mediadores entre Dios y la familia.

La felicidad de uno en la vida después de la muerte depende del cuidado recibido por sus descendientes. Todo el que ha sido proscrito de una familia o tribu se convierte esencialmente en extinto, sin nadie que lo recuerde o que lo cuide.

Como cristianos, estamos de acuerdo con los animistas en que hay un alma inmaterial que existe más allá de la tumba. También otorgamos una importante prioridad a la familia. Uno de los Diez Mandamientos dice que los hijos deben honrar a su padre y a su madre. Sin embargo, no permanece en la tierra ningún alma que ha partido. Según Hebreos 9:27, al morir uno está inmediatamente en el cielo o en el infierno. Segundo, los muertos no tienen contacto con los vivos. En Lucas 16, el rico que sufría en el infierno buscó una forma de comunicarse con su familia viva para advertirle de su destino. Sin embargo, no pudo comunicarse de ninguna forma, ni pudieron los vivos comunicarse con él. Los cristianos celebran y honran la memoria de sus seres queridos, pero no los adoramos ni buscamos apaciguar sus espíritus. Esperamos con gozo y anticipación, sabiendo que seremos reunidos nuevamente en el reino de nuestro Señor Jesucristo.

Prácticas básicas del animismo

En el animismo hay numerosos tabúes y prohibiciones. Las prohibiciones se hacen para preservar la armonía entre el mundo espiritual y el mundo físico. Los lugares o las personas donde está concentrada la fuerza vital están protegidos. Existe una miríada de tabúes, y el violarlos puede producir la maldición de una comunidad, y debe ser expiada mediante sacrificios.

Segundo, hay lugares sagrados. Existen lugares de adoración sagrados para tener comunión con el mundo espiritual. Hay lugares donde se concentra el poder sagrado. En Haití hay un árbol sagrado donde brujos animistas firmaron un pacto con el diablo más de 200 años atrás. A estos brujos les desagradó sumamente que pastores cristianos oraran recientemente sobre el árbol y ordenaran exitosamente que los espíritus lo dejaran.

Tercero, hay cosas sagradas. Hay toda una multitud de objetos que poseen poder y son potencialmente peligrosos. Se considera a menudo que hay piedras que poseen un poder sagrado. Esta es una razón por la que uno puede encontrar fácilmente joyas de cristal y otras piedras semipreciosas a la venta en catálogos y tiendas. Se cree que ciertas plantas e insectos son sagrados y tabú. Se considera que hay imágenes talladas que poseen el espíritu de divinidades.

Cuarto, hay acciones sagradas. La adoración incluye el sacrificio de animales o plantas a las deidades. Los sacerdotes o chamanes realizan los ritos sagrados. Los presagios cumplen un papel esencial; este es el origen de que se diga "¡Salud!" cuando alguien estornuda, para impedir que los espíritus salten dentro de la persona que se encuentra vulnerable de pronto. Las señales en el cielo y ciertos reptiles o animales que se encuentran durante el día (como un gato negro que se cruza en el camino y que augura mala suerte) pueden predecir el futuro de una persona.

Quinto, hay palabras sagradas. Hay muchos juramentos, maldiciones y bendiciones. Los hechizos, tanto de la magia blanca como de la hechicería, son palabras sagradas. Las palabras están cargadas de poder sagrado si son pronunciadas por un sacerdote. Estas palabras poseen el poder sagrado, o mana.

Sexto, hay personas sagradas. Las brujas usan sus poderes para el bien y para el mal. Pueden usar sus poderes para proteger comunidades de sus enemigos. Pueden usar su poder para comunicarse con los dioses y los espíritus. En la mayoría de las sociedades, la brujería y la hechicería son muy temidas. Se cree que las brujas viajan grandes distancias en períodos cortos, matan a la distancia y dominan demonios. Las brujas tienen poderes sobrenaturales para hacer daño a otros. Pueden echar un hechizo sobre otras personas. Pueden inyectar cuerpos extraños en una víctima, causando una enfermedad. Las brujas tienen la capacidad de comunicarse con espíritus de muertos. Muchas sociedades creen que pueden transformarse en animales.

Luego está el chamán o hechicero. Puede curar enfermedades. Dirige ritos con sacrificios y escolta a las almas al otro mundo. Hay momentos en que puede dejar su cuerpo y observar sucesos a la distancia. Hereda el trabajo o lo gana pasando por pruebas y ritos. Está, también, el rey sagrado. Y están los subhumanos, como los duendes y espíritus del agua. Finalmente están los "hombrecitos", como los leprechaun.

Séptimo, hay ritos sagrados que deben realizarse regularmente. La cabeza de la familia realiza algunos; otros requieren la pericia de los sacerdotes.

Octavo, está la práctica de la magia y la adivinación. El arte de echar hechizos y comunicarse con el mundo espiritual está reservado a los sacerdotes.

El cristiano debe estar consciente de cuándo sus prácticas están influidas por el animismo. A menudo, muchos sienten que decir "amén" o usar una cruz les da protección. Otros usan piedras sagradas o creen que realizar un ritual les traerá fortuna. Un cristiano tiene acceso directo a Dios a través de Cristo, y no necesita confiar en otra persona o en un oficio sagrado. Además, los cristianos tenemos todo lo que necesitamos en Cristo, y no necesitamos poderes del mundo espiritual. Cristo nos ha dado todo lo que necesitamos para vencer.

Cómo vencer el animismo

Como ha revelado nuestro estudio, el temor es la actitud dominante entre los que están en religiones animistas. Hay varias razones para esto. Primero, uno nunca está seguro de si un tabú ha sido roto y si los dioses, los espíritus o los ancestros han sido movidos a ira. Si algunos de estos seres se ha enojado, podrían infligir castigos horribles. En Hawai, hay varias historias aterradoras acerca de los "marchadores nocturnos", los espíritus de antiguos guerreros que marchan por una senda sagrada cada noche. Se cree que ciertas personas han sido muertas porque estaban en el camino de los marchadores nocturnos.

Una segunda razón para la prevalencia del temor es que el animismo incluye algunas de las prácticas más temidas conocidas por el hombre. La hechicería, la magia y el vudú son algunas de las antiguas artes que aterrorizan el corazón de las personas. Es aterrador saber que un sacerdote o una bruja ha echado un hechizo sobre usted.

A lo largo de la Biblia, y aun hoy, los creyentes se encuentran continuamente con prácticas y pensamientos animistas. En tiempos de crisis, muchos jóvenes cristianos oran a Dios pero también buscan ayuda de su religión animista.

Entre cristianos, las creencias animistas serán desplazadas solo cuando los cristianos transformen sus mentes con la palabra de Dios y se liberen de la vida de temor en el animismo. La transformación tiene lugar cuando los cristianos entienden que la Biblia explica la verdadera naturaleza del universo. Primero, en contraste con muchos dioses temperamentales del animismo, la Biblia enseña que hay un solo Dios. Isaías 43:10 dice: "Ustedes son mis testigos afirma el Señor, son mis siervos escogidos, para que me conozcan y crean en mí, y entiendan que yo soy. Antes de mí no hubo ningún otro dios, ni habrá ninguno después de mí". No existe ningún panteón de dioses; solo un Dios verdadero, y todos los demás son dioses falsos.

Segundo, en la Biblia Dios prohíbe las prácticas animistas de la hechicería, la necromancia, la magia y el culto a espíritus extraños. Deuteronomio 18:10 y 11 ordena: "Nadie entre los tuyos deberá sacrificar a su hijo o hija en el fuego; ni practicar adivinación, brujería o hechicería; ni hacer conjuros, servir de médium espiritista o consultar a los muertos". Quienes practican estas artes están tratando con espíritus que se oponen a Dios y buscan la destrucción de todo el pueblo.

Tercero, los cristianos no tienen que vivir atemorizados por seres espirituales hostiles y hechizos. Cristo, que ama a su pueblo, ha triunfado sobre todos. Colosenses 2:15 dice que "Desarmó a los poderes y a las potestades, y por medio de Cristo los humilló en público al exhibirlos en su desfile triunfal".

Cristo ha sometido a todas las autoridades bajo su gobierno. No solo eso, sino que nada entra a nuestra vida sin que haya sido filtrado por su mano amorosa. La mano de protección de Dios guarda a su pueblo. David escribió en los Salmos: "El que habita al abrigo del Altísimo se acoge a la sombra del Todopoderoso. Yo le digo al Señor: 'Tú eres mi refugio, mi fortaleza, el Dios en quien confío'" (Salmos 91:1, 2). Cuando ocurre una tragedia, los cristianos entienden que su propósito no es castigar a los incrédulos sino enseñarnos nuevas cosas acerca de Dios y nosotros, refinando nuestro carácter para hacernos más como Él. Los cristianos pueden ser liberados de una vida de temor y encontrar gozo en una vida de fe en Cristo.

Notas

  1. Paul Hiebert, Daniel Shaw, and Tite Tienou, Understanding Folk Religion, (Grand Rapids, MI.: Baker Book House, 1999), 157.  Volver
  2. Norman Anderson. The World's Religion. (Grand Rapids, MI: Eerdman's Publishing, 1991), 38.  Volver
  3. Don Richardson, Eternity in their Hearts. (Ventura, CA.: Regal Press, 1984), 62-70.  Volver
  4. Hiebert, 55-56.  Volver

Bibliografía

  • Anderson, Norman. The World's Religions. Leicester, England: InterVarsity Press, 1975.
  • Beckwith, Martha. Hawaiian Mythology. Honolulu, HI.: University of Hawaii Press, 1976.
  • Halverson, Dean. The Compact Guide to the World Religions. Minneapolis: Harvest House Publishers, 1996.
  • Hiebert, Paul, Shaw, Daniel, and Tienou, Tite. Understanding Folk Religion. Grand Rapids, MI.: Baker Book House, 1999.
  • Noss, John. Man's Religions. New York: Macmillan Company, 1968.
  • Parrinder, Geoffrey. World Religions. New York: Facts on File Publications, 1983.
  • Richardson, Don. Eternity in their Hearts. Ventura, CA.: Regal Press, 1984.

© 2004 Probe Ministries. Todos los derechos reservados.

Traducción: Alejandro Field


Acerca del Autor

Patrick Zukeran es un conferencista asociado de Probe Ministries. Se graduó de Point Loma Nazarene College en San Diego, California y tiene un Th.M. del Dallas Theological Seminary. Actualmente sirve como pastor del Asian American Baptist Church en Richardson, Texas. Si usted tiene algún comentario o pregunta sobre este artículo, envíelo por favor a espanol@probe.org. Por favor indique a qué artículo se está refiriendo.

¿Qué es Probe?

Probe Ministries es un ministerio sin fines de lucro cuya misión consiste en ayudar a la iglesia a renovar las mentes de los creyentes con una cosmovisión cristiana y equipar a la iglesia a reclutar al mundo para Cristo. Probe cumple su misión a través de nuestras conferencias Mind Games [Juegos para la Mente] para jóvenes y adultos, nuestro programa radial diario de 3 1/2 minutos, y nuestro extenso sitio Web en www.probe.org.

Puede obtenerse información adicional sobre los materiales y el ministerio de Probe contactándonos (en inglés, por favor) como dice abajo. Lamentamos que nadie en la oficina de Probe Ministries (Ministerios Probe) en Texas, EE. UU., habla español. El sitio web MinisteriosProbe.org consiste de artículos tradicidos de Probe.org.

Probe Ministries (Ministerios Probe)
Suite 2000, 2001 W. Plano Parkway
Plano TX 75075-8632
Estados Unidos de Norteamérica
Teléfono: +1 (972) 480-0240
www.ministeriosprobe.org

Información de copyright


Más artículos en español

¿Le pareció útil este artículo?
¿Le gustaría que otros artículos similares fueran traducidos?


Para volver a la página o el menú de donde vino,
por favor use el botón "Atrás" (Back) de su navegador

Volver a la página de inicio de Ministerios Probe