La diosa y la iglesia

Russ Wise


"La diosa, o la Gran Madre, ha existido desde el inicio del tiempo... fue de las profundidades primordiales de su vientre que el Universo y toda vida nació". Morwyn, Secrets Of A Witch's Coven

La veneración de la diosa se está volviendo más predominante en nuestro día. La diosa es abrazada por la brujería, el feminismo, el ocultismo y la iglesia liberal. La Nueva Era que está por nacer será, de acuerdo con el mundo ocultista, una era femenina. Asimismo, quienes sostienen este punto de vista creen que esta era masculina actual ha sido una era de destrucción y de relaciones rotas entre la humanidad. La Nueva Era, con sus energías femeninas, traerá equilibrio a los aspectos destructivos de la era de Piscis.

Rosemary Radford Ruether, en su libro Womanguides: Readings Toward A Feminist Theology , dice: "Es a las mujeres que recurrimos para la salvación en las aguas sanadoras y restauradoras de Acuario. Es a esta Nueva Era que recurrimos ahora con esperanza al lograr destruirse la era presente del masculinismo". Según Starhawk, una bruja feminista y practicante, "el simbolismo de la Diosa no es una estructura paralela al simbolismo de Dios el Padre. La Diosa no gobierna el mundo; Ella es el mundo". {1}

A fin de que esta era femenina se realice plenamente, debe ocurrir un cambio de la conciencia en el mundo. Este cambio en el pensamiento y la percepción de la realidad manifestará a la diosa. {2}

A medida que el interés en el ocultismo sigue creciendo y aumenta su popularidad en nuestra cultura, la diosa se vuelve más popular como deidad. La mujer moderna está en una encrucijada en su búsqueda espiritual. Es imperativo que ella realice su deidad inherente, su naturaleza divina, porque ella será la salvación de la humanidad.

Según quienes sostienen una creencia en la Gran Diosa, Europa una vez fue gobernada por una religión igualitaria matriarcal. Su creencia dice que la Vieja Europa era una cultura que adoraba una diosa matrifocal (centrada en la madre), sedentaria, pacífica y amante del arte entre 5.000 y 25.000 años antes del surgimiento de la primera religión orientada hacia el hombre. Sostienen que esta cultura igualitaria fue atacada y destruida por un grupo de invasores indoeuropeos seminómadas y jinetes a caballo que eran patrifocales (centrados en el padre), móviles, guerreros e indiferentes al arte. {3} La facilidad con la cual las pacíficas adoradores de la diosa fueron sometidas confirmó a los invasores indoeuropeos guerreros sus sentimientos de superioridad natural. La religión matriarcal de estos primitivos colonos fue asimilada eventualmente en la religión patriarcal más dominante de los invasores. Al imponer estos invasores su cultura patriarcal sobre los pueblos conquistados, aparecieron por primera vez en su historia las violaciones {4} y los mitos acerca de guerreros masculinos que mataban serpientes. La serpiente era un símbolo de los adoradores de la diosa. Al continuar la asimilación de las culturas, la Gran Diosa Madre se fragmentó en muchas diosas menores.

Según Merlin Stone, autor de When God Was a Woman , el destronamiento de la Gran Diosa, comenzado por los invasores indoeuropeos, fue logrado finalmente por las religiones hebrea, cristiana y musulmana, que surgieron más tarde. {5} La deidad masculina ocupó el lugar destacado. La diosa femenina quedó en un segundo plano, y las mujeres de la sociedad siguieron su ejemplo. {6}

La diosa y la brujería

En el mundo de la brujería, la diosa es la dadora de vida. Jean Shinoda Bolen, M.D., en su libro Goddesses In Everywoman dice esto acerca de la diosa:

"La Gran Diosa fue adorada como la fuerza de vida femenina profundamente conectada con la naturaleza y la fertilidad, responsable tanto de crear la vida como de destruirla". {7}

También proclama: "La Gran Diosa fue considerada como inmortal, invariable y omnipotente" antes de la llegada del cristianismo. Para la brujería, la diosa es la tierra misma. La Madre Tierra -o Gea, como se la conoce a la diosa en círculos ocultistas- es un ser en evolución, como lo es toda la naturaleza. En la cosmovisión de la Nueva Era, el ambientalismo y el movimiento ecológico juegan un papel importante en la restauración de la diosa. En su éxito de librería The Spiral Dance, Starhawk dice:

"El modelo de la Diosa, que es inmanente en la naturaleza, fomenta respeto por la condición sagrada de todas las cosas vivas. La brujería puede ser vista como una religión de ecología. Su meta es la armonía con la naturaleza, para que la vida no sólo sobreviva sino prolifere". {8}

Las brujas piensan en Gea, o la Madre Tierra, como un biosistema. Atribuyen conciencia a la tierra y creen que es espiritual también. En otras palabras, Gea es un ser vivo y en evolución que tiene un destino espiritual. Quienes practican la brujería asumen la responsabilidad por el desarrollo evolucionista de la Madre Tierra.

El movimiento ambientalista de nuestro tiempo está muy influenciado por quienes practican la brujería o sostienen creencias neopaganas. La brujería es un intento de reintroducir el aspecto sagrado de la tierra que fue, según su creencia, destruido por el mundo cristiano. La diosa es, por lo tanto, una afrenta directa contra la religión dominada por el hombre del Dios hebreo.

El cristianismo enseñó que Dios era trascendente, separado de la naturaleza, y que era una deidad masculina. La brujería sostiene una visión panteísta de Dios. Dios es la naturaleza. Por lo tanto, Dios está en todas las cosas y todas las cosas son parte de Dios. Sin embargo, este Dios es, en realidad, una diosa, y antedata al Dios masculino. La diosa es la dadora de toda vida y se encuentra en toda la creación.

"La importancia del símbolo de la Diosa para las mujeres no puede enfatizarse demasiado. La imagen de la Diosa inspira a las mujeres a vernos como divinas, nuestros cuerpos como sagrados, las fases cambiantes de nuestra vida como sagradas, nuestra agresión como saludable y nuestra ira como purificadora. A través de la Diosa, podemos descubrir nuestra fortaleza, iluminar nuestra mente, adueñarnos de nuestro cuerpo y celebrar nuestras emociones". {9}

Para Betty Sue Flowers, una profesora de inglés de la Universidad de Texas, el movimiento de espiritualidad femenino es la respuesta a la religión orientada hacia el varón del cristianismo. Fue una de las principales oradoras de la Conferencia Internacional sobre la Espiritualidad Femenina, en Austin, Texas, y habló en la conferencia acerca del retorno de la diosa. Según Flowers, "La diosa es una metáfora que nos recuerda el lado femenino de la espiritualidad. Las metáforas son importantes. Uno no puede conocer a Dios directamente. Uno sólo puede conocer imágenes de Dios, y cada imagen o metáfora es una puerta. Algunas puertas están abiertas y otras están cerradas. Una puerta que es sólo masculina está sólo abierta a medias. {10}

La diosa y el feminismo

Para muchos en el mundo feminista, la diosa es una expresión de adoración. Una cantidad creciente de personas dentro del movimiento feminista han sido convencidas de poner a la brujería como el foco central de su devoción. Quienes se han convertido en parte del movimiento de espiritualidad femenina rechazan lo que denominan la tradición judeocristiana patriarcal, y deploran el lenguaje sexista, los símbolos predominantemente masculinos y el liderazgo mayormente masculino. {11}

En un artículo en el Wall Street Journal, Sonia L. Nazario dijo: "Las mujeres primero quisieron aplicar el feminismo al mundo de la política y de la economía, y luego a su familia. Ahora lo quieren en su vida espiritual". {12}

Para entender plenamente las implicaciones del movimiento de espiritualidad femenina, uno sólo tiene que leer la literatura actual sobre el tema. Los editores del libro Radical Feminism dicen que "las instituciones políticas como la religión, porque están basadas en filosofías de órdenes jerárquicas y refuerzan la opresión masculina de las mujeres, deben ser destruidas".

Las feministas radicales creen que la iglesia tradicional debe ser desmantelada. Por ejemplo, en su libro Changing of the Gods: Feminism and the End of Traditional Religions , Naomi Goldenburg anunció:

"El movimiento feminista en la cultura occidental está dedicada a la lenta ejecución de Cristo y Yahvé ... Es probable que, al ver a Cristo y Yahvé caer rodando, quedará completamente como algo de nuestro pasado la necesidad de un Dios externo". {13}

Muchas feministas, obviamente, están alejándose de una comprensión de la deidad como un Dios "masculino" externo que está aparte de la Creación hacia una concepción de la deidad como una diosa que se realiza dentro del yo interior de una persona y que es una con la naturaleza.

Algunas feministas extremas en el movimiento de la diosa "oran por el tiempo en que la ciencia hará que los hombres sean innecesarios para la procreación". {14} La feminista radical considera al movimiento de la diosa como una salida espiritual para sus antiguas creencias. Según Mark Muesse, un profesor auxiliar de Estudios Religiosos en Rhodes College: "Alguna cristianas feministas impulsan cambios que van de la ordenación de las mujeres y los términos genéricos y no sexuales para Dios y la humanidad a reconstruir la teología misma. {15} Tal vez la palabra más descriptiva para el movimiento feminista es "transformación". Catherine Keller, profesora asociada de Teología en Xavier University, en su ensayo Feminism and the New Paradigm , proclama que el movimiento feminista mundial está logrando el fin del patriarcado, el eclipse de la política de separación y el comienzo de una nueva era modelada por el paradigma dinámico y holístico. El feminismo radical visualiza esa era, y el largo proceso que conduce a ella, como una transformación integral.

Otro aspecto de esta transformación es la mezcla de los sexos. El movimiento feminista busca un molde común para toda la humanidad. El psicoterapeuta junguiano John Weir Perry cree que debemos encontrar nuestra individualidad descubriendo la androginia. Dice: "Para alcanzar un nuevo consenso, tenemos que evitar volver a caer en estereotipos, y eso requiere desarrollar realmente nuestra individualidad. Es un trabajo constante de autorrealización y autoactualización. Para los hombres, significar crecer hacia su masculinidad nativa y equilibrarla con su feminidad. Para las mujeres, es lo mismo: crecer hacia su feminidad, que incluye su lado masculino". {16}

Este proceso suena más a androginia (o uniformidad) que individualidad, y refleja un cambio de paradigma que involucra nada más que el reordenamiento de la comprensión que tiene el hombre de Dios. Un cambio de pensar en Dios como masculino a ver y experimentar a Dios como una diosa: la Madre de Vida.

La diosa y el ocultismo

En el mundo del ocultismo, conocido popularmente como la Nueva Era, se cree que la diosa reside dentro del individuo y simplemente necesita ser despertada. En otras palabras, el individuo es inherentemente divino. Starhawk, una bruja que trabaja con el sacerdote católico Matthew Fox en su Institute of Creation Espirituality, dice que una persona puede despertar a la diosa invocando o invitando su presencia. Starhawk nos dice: "Invocar a la Diosa es despertar a la Diosa interior, convertirse ... en ese aspecto que invocamos. Una invocación canaliza el poder a través de una imagen visualizada de la Divinidad ... Ya somos uno con la Diosa ... ella ha estado con nosotros desde el principio, así que la realización se convierte ... en una cuestión de autoconciencia. Para las mujeres, la Diosa es el símbolo del ser más interior. Ella despierta la mente, el espíritu y las emociones". {17}

Jean Shinoda Bolen, una analista junguiana y profesora de Psicología Clínica de la Universidad de California, cuando se le preguntó ¿Qué aflige a nuestra sociedad?, lo expresó de la siguiente forma: "Sufrimos de la ausencia de una mitad de nuestro potencial espiritual: la Diosa". {18} Las personas que siguen la enseñanza de la Nueva Era creen que la religión dominada por el varón de esta era actual ha sido una injusticia para la humanidad y para el ecosistema. Por lo tanto, debe haber un equilibrio de energías. Las energías masculinas deben disminuir y las energías femeninas deben aumentar a fin de que la diosa dé poder al individuo.

La Nueva Era del ocultismo promete ser una era de paz, armonía y tranquilidad. En tanto que la edad oscura actual de fractura y separación sigue trayendo guerra, conflicto y desarmonía, será la diosa, con sus aspectos femeninos de unidad, amor y paz, que ofrecerá una solución para la humanidad y evitará su destrucción. Para muchos en nuestra sociedad, este parece ser la respuesta al dilema del hombre. Sin embargo, una solución ocultista que niega la expiación del pecado por Cristo no puede cumplir el requisito de integridad de un Dios santo.

Para el pagano, la diosa representa la vida y todo lo que tiene para ofrecer. "La religión de la Diosa es un intento consciente de dar forma nuevamente a la cultura". {19} Esta nueva forma es nada menos que ver al hombre y su comprensión de la realidad desde una perspectiva centrada en la mujer, que se centra en lo divino como algo femenino. Por lo tanto, se asigna un énfasis considerable inicialmente a los atributos femeninos, pero en última instancia el foco está en el erotismo y la sexualidad.

Claramente las mujeres son las catalizadoras para la formación de la nueva espiritualidad. Son las mujeres, sobre todo, las que están en el proceso de revertir el Génesis ... al validar y liberar su sexualidad. {20}

Una parte importante de este proceso transformador es el otorgamiento de poder a las mujeres. El surgimiento de la diosa es un ataque directo al fundamento patriarcal del cristianismo. Esta nueva espiritualidad feminista afirma la bisexualidad, el lesbianismo, la homosexualidad y la androginia (a través de la expresión del travestismo).

Al continuar este resurgimiento de la diosa, una creciente falta de distinción entre lo masculino y lo femenino se convertirá en la norma. El psicoterapeuta junguiano John Weir Perry sostiene: "Tanto la psicología actual como la historia antigua apuntan a una transformación emergente en nuestro sentido de la sociedad y de uno mismo, una transformación que incluye redefinir la noción de lo que significa ser hombres y mujeres". {21}

La Biblia indica claramente que los hombres y las mujeres fueron creados como seres distintivos, masculinos y femeninos. Esta creciente influencia ocultista en nuestra sociedad busca minar el absoluto bíblico que da estabilidad a nuestra cultura. Una vez más, la Biblia suena como verdadera cuando dice: "Porque llegará el tiempo en que no van a tolerar la sana doctrina, sino que, llevados de sus propios deseos, se rodearán de maestros que les digan las novelerías que quieren oír. Dejarán de escuchar la verdad y se volverán a los mitos" (2 Timoteo 4:3, 4).

La diosa y la iglesia liberal

El mensaje de la diosa ha logrado hacerse escuchar en la iglesia también. La filosofía de la diosa está siendo enseñada actualmente en las aulas de algunos de nuestros seminarios. En una creciente cantidad de seminarios la población estudiantil se está volviendo cada vez más femenina, y muchas de estas mujeres tienen una perspectiva feminista de la vida. Mary Daly, que se considera a sí misma como una feminista cristiana, dice lo siguiente acerca del cristianismo tradicional: "Dicho sin rodeos, propongo que el cristianismo mismo debería ser castrado". {22} El foco principal de la feminista "cristiana" es poner fin a lo que percibe como una religión dominada por el varón "castrando" la influencia masculina en la religión. Daly continuó diciendo: "Estoy sugiriendo que la idea de una salvación exclusivamente por un salvador masculino perpetúa el problema de la opresión patriarcal". {23}

La reverenda Susan Cady, coautora de Sophia: The Future of Feminist Spirituality , y pastora de Emmanuel United Methodist Church, en Filadelfia, es un ejemplo de la dirección en la que Daly y otros está llevando a la iglesia. Las autoras de Sophia dicen que "Sophia es una figura femenina similar a una diosa que aparece claramente en las Escrituras de la tradición hebrea".

Wisdom Feast, el último libro de las autoras, identifica claramente a Jesús con Sophia. La sofialogía presenta a Sophia como una diosa aparte y a Jesús como su profeta. El libro se toma libertad con Jesús reemplazando la deidad masculina por la deidad femenina Sophia. Otro ejemplo de cómo la "tealogía" de la diosa (note la ortografía feminista de la palabra teología) está abriéndose camino en la iglesia liberal es a través de seminarios realizados en universidades.

Uno de estos seminarios se realizó en Perkins School of Theology, en Southern Methodist University. "Wisdomweaving: Woman Embodied in Faiths" se realizó en la facultad en febrero de 1990. Si uno mira el programa del seminario, es obvio que el énfasis no está en la ortodoxia. Linda Finnell, una seguidora de Wicca y una de las oradoras, habló sobre el tema de "Volver a la Diosa a través de la brujería diánica". Dos de los oradores principales eran de orientación Nueva Era. De hecho, uno de ellos, el Sr. José Hobday, trabaja con Matthew Fox y Starhawk en el Institute for Creation Spirituality.

Una cantidad cada vez mayor de las iglesias de Estados Unidos y de todo el mundo están aceptando la mentira de la Nueva Era. Muchas iglesias han introducido Un curso en milagros , yoga, Control Mental Silva, enseñanzas de la Unidad y la metafísica en su material de enseñanza. Algunas iglesias han dado un paso adicional hacia la Nueva Era contratando personas que tienen una cosmovisión metafísica.

Junto con la decepción que está ganando influencia sutilmente en la iglesia liberal, hay una cantidad cada vez mayor de iglesias que están afiliadas a la Nueva Era. Estas iglesias enseñan abiertamente el evangelio luciferiano. Son el semillero del ocultismo.

Es sorprendente que, mientras la iglesia liberal no quiera aceptar ni creer en Satanás, está dispuesta a aceptar a Lucifer como un ángel de luz. Es interesante notar que la Iglesia de la Nueva Era se representa a sí misma como la Iglesia de Luz.

Sea que la persona busque a la diosa a través de la brujería, el movimiento feminista, la Nueva Era o la iglesia liberal, él o ella está iniciando una búsqueda para entender y descubrir el "yo superior". El yo superior, a menudo denominado el "yo dios", se considera que es pura verdad, sabiduría profunda. En realidad, esta denominada "verdad" o "sabiduría" encarna la mentira más antigua del Libro, la mentira de la autodeificación: "Seréis como dioses". Como cristianos debemos aprender a discernir todo espíritu para que no seamos engañados también nosotros.

Notas

  1. Starhawk, The Spiral Dance (New York, N.Y.: Harper & Row, Publishers, 1989), 23.
  2. Elinor W. Gadon, The Once & Future Goddess (New York: HarperCollins Publishers, 1989), xiv.
  3. Ibid., xii-xiii. Ver también Lynnie Levy, Of A Like Mind (Madison, Wis.: OALM, 1991), vol. VIII, no. 3, pp. 2-3.
  4. Ver también Zsuzsanna Emese Budapest, The Holy Book of Women's Mysteries (Oakland, Calif.: Susan B. Anthony Coven No. 1, 1986), 12.
  5. Ver también Gadon, The Once & Future Goddess, xiii.
  6. 6.Jean Shinoda Bolen, Goddesses in Everywoman (San Francisco: Harper & Row, 1984), 21.
  7. Ibid., 20.
  8. Starhawk, The Spiral Dance, 25.
  9. Ibid., 24.
  10. Carlos Vidal Greth, "The Spirit of Women," The Austin-American Statesman, 5 March 1991, Sec D.
  11. Ibid.
  12. Sonia L. Nazario, "Is Goddess Worship Finally Going to Put Men in Their Place?," The Wall Street Journal, 7 June 1990, sec. A.
  13. Naomi Goldenberg, Changing of the Gods: Feminism and the End of Traditional Religions (Boston, Mass.: Beacon Press, 1979), 4, 25.
  14. Nazario, "Goddess Worship."
  15. Deirdre Donahue, "Dawn of The Goddesses,'" USA Today, 26 September 1990, sec. D.
  16. John Weir Perry, "Myth, Ritual, and the Decline of Patriarchy," Magical Blend 33 (January 1992): 103.
  17. Starhawk, The Spiral Dance, 99.
  18. Jean Shinoda Bolen, "The Women's Movement in Transition: The Goddess & the Grail," Magical Blend 33 (January 1992), 8.
  19. Starhawk, The Spiral Dance, 11.
  20. Donna Steichen, "The Goddess Goes to Washington," Fidelity Magazine (December 1986), 42.
  21. Perry, "Decline of Patriarchy," Magical Blend, 62.
  22. Alice Hageman, Theology After the Demise of God the Father: A Call for the Castration of Sexist Religion (New York: Association Press, 1974), 132.
  23. Ibid., 138.

© 1997 Probe Ministries. Todos los derechos reservados.

Traducción: Alejandro Field


Acerca del autor

Russ Wise ha sido un observador del ocultismo y las sectas (tanto orientales como occidentales) durante más de 20 años. Russ busca crear una conciencia de estas enseñanzas no bíblicas en la comunidad cristiana, para ayudar a impedir que los cristianos sean víctimas de estos engaños. Es un ex conferencista asociado de Probe Ministries y vive con su esposa, Wendy. Russ sirve en Christian Information Ministries. Si usted tiene algún comentario o pregunta sobre este artículo, envíelo por favor a espanol@probe.org. Por favor indique a qué artículo se está refiriendo.

¿Qué es Probe?

Probe Ministries es un ministerio sin fines de lucro cuya misión consiste en ayudar a la iglesia a renovar las mentes de los creyentes con una cosmovisión cristiana y equipar a la iglesia a reclutar al mundo para Cristo. Probe cumple su misión a través de nuestras conferencias Mind Games [Juegos para la Mente] para jóvenes y adultos, nuestro programa radial diario de 3 1/2 minutos, y nuestro extenso sitio Web en www.probe.org.

Puede obtenerse información adicional sobre los materiales y el ministerio de Probe contactándonos (en inglés, por favor) como dice abajo. Lamentamos que nadie en la oficina de Probe Ministries (Ministerios Probe) en Texas, EE. UU., habla español. El sitio web MinisteriosProbe.org consiste de artículos tradicidos de Probe.org.

Probe Ministries (Ministerios Probe)
Suite 2000, 2001 W. Plano Parkway
Plano TX 75075-8632
Estados Unidos de Norteamérica
Teléfono: +1 (972) 480-0240
www.ministeriosprobe.org

Información de copyright


Más artículos en español

¿Le pareció útil este artículo?
¿Le gustaría que otros artículos similares fueran traducidos?


Para volver a la página o el menú de donde vino,
por favor use el botón "Atrás" (Back) de su navegador

Volver a la página de inicio de Ministerios Probe